Wayne S. Smith, destacado crítico del embargo a Cuba, falleció a los 91 años

Wayne S. Smith, destacado crítico del embargo a Cuba, falleció a los 91 años

Wayne S. Smith, un veterano especialista en Cuba del Departamento de Estado que, tras dimitir en protesta por el embargo estadounidense de 1982 a la nación isleña, pasó casi cuatro décadas liderando esfuerzos para restablecer las relaciones entre Washington y La Habana, murió el 28 de junio en su casa. en Nueva Orleans. Tenía 91 años.

Su hija, Melinda Smith Ulloa, dijo que la causa fueron complicaciones de la enfermedad de Alzheimer.

Durante más de 24 años después de su incorporación al Departamento de Estado en 1958, Smith fue el hombre de Estados Unidos en La Habana, ya sea que estuviera físicamente en la capital cubana o lidiando con ello en su escritorio en Washington.

Más tarde, después de dejar el Departamento de Estado, utilizó su amplia experiencia para emprender una campaña sostenida contra la estrategia estadounidense de aislar a Cuba, al tiempo que encabezaba delegaciones privadas y del Congreso a la isla en un intento de construir vías de diálogo.

«Fue uno de los principales portavoces de la normalización de las relaciones», dijo en una entrevista William LeoGrande, experto en asuntos cubanos de la Universidad Americana de Washington.

Escritor ingenioso y ágil, el Sr. Smith ha publicado numerosos artículos de opinión, ensayos en revistas y libros, incluida una memoria histórica, “The Closest of Enemies: A Personal and Diplomatic Account of US-Cuban Relations Since 1957”, publicada en 1987.

«Cuba parece tener el mismo efecto en las administraciones estadounidenses», le gustaba decir, «que alguna vez tuvo la luna llena en los hombres lobo».

El Sr. Smith llegó por primera vez a Cuba en el apogeo de la revolución contra el gobierno de Fulgencio Batista. Después de la caída del gobierno el 1 de enero de 1959, supervisó la evacuación de ciudadanos estadounidenses de Cuba, incluida la futura actriz Kathleen Turner, cuyo padre trabajaba en la embajada.

Se convirtió en un crítico abierto del fortalecimiento de la postura de Estados Unidos hacia Cuba dentro del Departamento de Estado y estuvo entre los funcionarios seleccionados por el presidente Jimmy Carter en 1977 para reabrir las relaciones. Dos años más tarde, Carter lo envió a La Habana para dirigir el Departamento de Intereses de Estados Unidos, que representaba a Estados Unidos en lugar de la embajada.

El señor Smith no era ningún admirador del régimen cubano. Pero creía en el poder de la diplomacia y el diálogo, y la experiencia de primera mano lo convenció de que el embargo era contraproducente y contrario a los intereses estadounidenses.

La llegada de Ronald Reagan a la Casa Blanca marcó un endurecimiento de la política estadounidense hacia Cuba, basado en parte en la evaluación de que Fidel Castro, el líder de la nación isleña, estaba suministrando armas a las guerrillas izquierdistas en Centroamérica.

El señor Smith envió una serie de cables críticos al Departamento de Estado; En respuesta, el departamento intentó transferirlo a un nuevo puesto en Uganda. Indignado, dimitió en protesta en agosto de 1982.

Unas semanas más tarde, publicó una jeremiada en la revista Foreign Policy, acusando a la administración de ser «miope» en Cuba al continuar lo que, según él, era una larga tradición de errores.

«La administración está decidida a repetir los errores del pasado», escribió. «Su enfoque del problema cubano es tan trillado como infructuoso y evoca una fuerte sensación de déjà vu.»

Wayne Sanford Smith nació el 16 de agosto de 1932 en Seguin, Texas, al este de San Antonio. Su madre, Opal (Baldwin) Smith, administraba la casa; su padre, Paul Smith, era ingeniero de campos petroleros, un trabajo que trasladó a la familia por Texas y Oklahoma durante la infancia de Wayne.

Después de graduarse de la escuela secundaria a la edad de 16 años, convenció a su padre para que firmara documentos que le permitieran alistarse en la Infantería de Marina siendo menor de edad. Sirvió en combate durante la Guerra de Corea y luego como instructor en Parris Island, SC, uno de los principales sitios de entrenamiento del Cuerpo de Marines.

Fue dado de baja con honores en 1953, tras lo cual se matriculó en el Colegio de la Ciudad de México (ahora parte de la Universidad Nacional Autónoma de México) con una beca de fútbol.

En 1957 ingresó al Departamento de Estado, donde trabajó en temas cubanos y latinoamericanos. Aprobé el examen para estudiar en el extranjero en 1958.

Se casó con Roxanna Phillips, que también trabajaba en el Departamento de Estado, en 1958, justo antes de que lo enviaran a Cuba; su viaje al sur, en coche y en barco, se convirtió en su luna de miel. Murió en 2014.

Además de su hija, le sobreviven su hijo Sanford y dos nietos. Un matrimonio anterior, con Jacqueline Richard, terminó en divorcio y le precedió en la muerte un hijo de esa unión, Michael Smith.

El Sr. Smith también cumplió funciones en Argentina y Brasil. Recibió dos maestrías de Columbia, en filosofía y relaciones internacionales, ambas en 1962. También recibió un doctorado. Recibió su doctorado en ciencias políticas de la Universidad George Washington en 1977.

Después de retirarse del gobierno, trabajó como miembro del Carnegie Endowment for International Peace, enseñó en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins y en 1992 se unió al Centro de Política Internacional, un grupo de expertos progresista, como miembro principal. .

El embargo contra Cuba continúa y en este sentido el Sr. Smith no vivió para ver el éxito de sus esfuerzos. Pero en 2015, Estados Unidos restableció relaciones con Cuba y reabrió su embajada. El Sr. Smith estuvo presente en La Habana para presenciar la ceremonia de izamiento de la bandera.

“Cuba era mi vida”, dijo en una entrevista en video con The New York Times en 2015. “Yo estaba allí cuando rompimos, así que me gustaría estar allí de nuevo cuando colguemos las barras y estrellas sobre la antigua embajada. . . «Será un día maravilloso para todos nosotros, pero especialmente para mí, porque estuve allí cuando bajamos la bandera».