domingo, mayo 26

PMI: Alemania y Francia lastran la actividad industrial de la Unión Europea en marzo, pese a la mejora de España | Economía

La industria europea no levanta cabeza, según los datos del informe emitido por S&P Global y Hamburg Commercial Bank (HCOB) este martes. El índice de producción industrial (PMI) en la zona euro volvió a retroceder en el mes de marzo y marca su peor dato en tres meses. Perdió cuatro décimas respecto a febrero: cae de 46,5 puntos a 46,1. Este descenso viene provocado por la contracción de las dos mayores economías del continente, Alemania y Francia. Pese a ello se observa una ligera mejora en otros países, como Grecia, España e Italia.

No todo son malas noticias, ya que el PMI de producción manufacturera de la zona euro experimentó en el mes de marzo su mejor lectura en los últimos 11 meses. A pesar de ello, aún no se encuentra en números que marcan recesión.

En marzo se notificó una desaceleración algo más lenta en el caso de los nuevos pedidos, aunque el ritmo de declive bajo por quinto mes de manera consecutiva. De ese modo, un menor lastre de los mercados internacionales ayudó a frenar esa caída de la demanda manufacturera de la zona euro, debido a que la cantidad de ventas de exportación bajaron a un ritmo más débil.

Bajo una misma senda de caídas, los fabricantes de la zona euro registraron en marzo otro mes de bajadas de los costes de los insumos, mientras que el descenso de los precios de venta fue el más acelerado de los últimos cinco meses.

El economista jefe de HCOB, Cyrus de la Rubia, ha señalado en una nota de prensa que, si bien el sector manufacturero de la eurozona suele funcionar a través de cuatro países principales (Alemania, Francia, Italia y España) que representan las tres cuartas partes del sector, “actualmente tenemos la situación inusual de que dos cilindros, Alemania y Francia, están más o menos fuera de servicio”.

La situación industrial de España

La industria española sigue arrastrando los pies en el proceso de recuperación. A la sombra del pujante sector servicios, la facturación de la actividad manufacturera cerró 2023 con una caída del 1,6%, el mayor descenso en una década sin tener en cuenta el año de la pandemia, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). El enfriamiento económico, provocado por las subidas de tipos o la incertidumbre geopolítica, amplifica los efectos de la subida de los costes de las materias primas. Los empresarios confían en el impulso de la inversión en digitalización y la transición verde para superar el anquilosamiento del sector.

La crisis de la industria no es ajena al mal momento que atraviesa el sector en el resto de la zona euro, con la locomotora alemana en recesión. Sin embargo, la caída de la producción, del 0,8%, fue un tercio de la que registró el conjunto del continente, del 2,4%.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO