Paul Theroux, autor de casi 60 libros, tiene consejos para los aspirantes a escritores

Paul Theroux, autor de casi 60 libros, tiene consejos para los aspirantes a escritores

Imparable La serie trata sobre personas cuyas ambiciones no se han visto empañadas por el tiempo. A continuación, Paul Theroux explica, con sus propias palabras, qué es lo que le mantiene motivado.

Después de 60 años escribiendo y publicando –y casi 60 libros– siento que plasmar mis pensamientos en papel no es un trabajo, sino un proceso de mi vida. Siempre se oye a los escritores quejarse de la infernal dificultad de escribir, pero es una queja injusta.

Para muchos es mucho más difícil: soldados, bomberos, trabajadores de campo, camioneros. La profesión de escritor es una vida llena de autosatisfacción. Se vive con suerte y esfuerzo. La única dificultad es su necesidad de soledad. Escribir es incompatible con cualquier cosa (su total ensimismamiento es generalmente destructivo para la vida familiar y las amistades) y, sin embargo, lo encuentro alegre. Toda creatividad es edificante; Terminé el libro en un estado de ánimo cercano al éxtasis.

¿Tiene problemas para escribir? ¿Se te ha ocurrido que tal vez no tengas nada que escribir?

Una vez escribí un libro, “La sombra de Sir Vidia”, sobre mi amistad con el escritor VS Naipaul, a quien describí como un sargento instructor que, si hubiera visto “La chaqueta metálica”, probablemente habría gritado: “¿Qué te pasa? ¡Idiota! » A menudo decía antes de leer mis cosas: «Tengo que advertirte que soy brutal».

Naipaul era un hombre profundamente imperfecto, propenso a ataques de ira y depresión, pero un escritor magnífico. Su gran regalo para mí fue el aliento. Todo el mundo lo necesita, no sólo los escritores. Todos. Naipaul decía, después de leer algo mío: «Estarás bien», lo que me revitalizaba y me daba esperanza.

La creatividad es experimentación: fracaso, fracaso de nuevo, fracaso mejor, como dijo Beckett. Al crecer, necesitando privacidad en una familia numerosa (yo era el tercero de siete hijos), me convertí en un fugitivo, encontrando consuelo en las bibliotecas, las largas caminatas y la soledad, así como en muchos trabajos duros: cualquier cosa para escapar de las demandas conflictivas y el escrutinio de mi familia.

Desde pequeño siempre he escrito cuentos de forma secreta, descargando mis pensamientos en el papel. No tenía idea del camino para convertirme en escritor. Imaginé que podría ser médico, así que estudié premedicina y ciencias en la universidad. Pero después de graduarme en 1963, en lugar de ir a la facultad de medicina, me convertí en profesor en África, la soledad suprema en muchos sentidos: una soledad necesaria.

Cuando comencé a publicar cuentos y poemas en revistas, el camino se volvió claro. Pero el camino nunca es recto. Cuando alguien me confía que cree que podría tener la ambición de escribir, le sugiero que se vaya de casa, que se vaya y busque un trabajo. Nunca ingrese a un «programa de escritura». Más bien invite a la experiencia y corra riesgos especiales.

Es un gran error pensar en la profesión de escritor como un juego. La gente con trabajos aburridos suele dejar de hacerlo. Escribir no es aburrido ni trabajo. Lo veo como un proceso de vida. Cuando finalmente me caiga de la silla, supongo que esa será mi forma de dejarlo.

Proyectos actuales y futuros: En febrero publicó la novela «Burma Sahib», su libro número 57. Ahora está planeando su próxima aventura periodística para un nuevo libro de viajes.

Esta entrevista ha sido condensada y editada para mayor claridad.