La Corte Suprema declara a Trump parcialmente inmune a ser procesado

La Corte Suprema declara a Trump parcialmente inmune a ser procesado

La Corte Suprema dictaminó el lunes que el expresidente Donald J. Trump tiene derecho a cierto nivel de inmunidad procesal, una decisión que podría efectivamente retrasar el juicio del caso en su contra, acusado de conspirar para subvertir las elecciones de 2020.

La votación fue 6-3, dividida según líneas partidistas.

El presidente del Tribunal Supremo, John G. Roberts Jr., escribiendo en nombre de la mayoría, dijo que Trump tenía inmunidad por sus actos oficiales.

«El presidente no está por encima de la ley», escribió el presidente del Tribunal Supremo. “Pero el Congreso no puede criminalizar la conducta del Presidente en el ejercicio de las responsabilidades del poder ejecutivo según la Constitución. Y el sistema de poderes separados diseñado por los redactores de la Constitución siempre requirió un ejecutivo enérgico e independiente. Por lo tanto, el presidente no puede ser procesado por ejercer sus poderes constitucionales fundamentales y tiene derecho, como mínimo, a una presunta inmunidad procesal por todos sus actos oficiales. »

En desacuerdo, la jueza Sonia Sotomayor escribió que la decisión adolecía de graves errores.

“La decisión de hoy de otorgar inmunidad penal a los ex presidentes remodela la institución de la presidencia”, escribió. “Esto viola el principio fundamental de nuestra Constitución y nuestro sistema de gobierno de que nadie está por encima de la ley. »

Los jueces dijeron que había una distinción crucial entre conducta oficial y privada y enviaron el caso de nuevo a tribunales inferiores para un análisis más detallado.

No está claro cuánto retraso causaría eso, pero las perspectivas de un juicio antes de las elecciones parecen cada vez más lejanas. Si Trump gana las elecciones, podría ordenar al Departamento de Justicia que retire los cargos en su contra.

Trump argumentó que tenía derecho a inmunidad absoluta frente a los cargos, basándose en una comprensión amplia de la separación de poderes y el precedente de la Corte Suprema de 1982 que reconocía dicha inmunidad en casos civiles por acciones tomadas por presidentes dentro del “perímetro exterior” del país. estado. sus responsabilidades oficiales.

Los tribunales inferiores rechazaron esta solicitud.

“Cualesquiera que sean las inmunidades de las que disfruta un presidente en ejercicio”, escribió la jueza Tanya S. Chutkan del Tribunal de Distrito de Estados Unidos en Washington, “Estados Unidos sólo tiene un jefe ejecutivo en el cargo, y este puesto no confiere un permiso vitalicio para “salir”. de prisión libre”. »

Un panel unánime de tres jueces de la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Columbia estuvo de acuerdo con el fallo. “A los efectos de este caso penal, el expresidente Trump se ha convertido en ciudadano Trump, con todas las defensas de cualquier otro acusado penal”, escribió el panel en una decisión sin firmar. «Pero cualquier inmunidad ejecutiva que podría haberlo protegido mientras era presidente ya no lo protege de estos procesamientos».

Al aceptar escuchar el caso, la Corte Suprema dijo que decidiría esta cuestión: «En caso afirmativo, ¿en qué medida un ex presidente disfruta de inmunidad presidencial frente a un proceso penal por conducta que se presume involucra actos oficiales durante su mandato? »

El tribunal escuchó otros dos casos este trimestre relacionados con el ataque del 6 de enero al Capitolio.

En marzo, la Corte Suprema rechazó por unanimidad un intento de excluir a Trump de la boleta electoral en virtud de la Sección 3 de la 14ª Enmienda, que hacía que las personas que participaban en la insurrección no fueran elegibles para cargos públicos. El Tribunal, sin pronunciarse sobre si Trump se vio afectado por esta disposición, dictaminó que los estados no podían utilizarla para excluir a los candidatos presidenciales de la boleta.

El tribunal dictaminó el viernes que los fiscales federales utilizaron indebidamente un estatuto de obstrucción para procesar a algunos miembros de la mafia pro-Trump que irrumpió en el Capitolio el 6 de enero de 2021. Dos de los cuatro cargos contra Trump se basan en esta ley.

El tribunal decidió el caso devolviendo a Trump a las urnas a un ritmo rápido, escuchando los argumentos un mes después de aceptar escucharlo y emitiendo su decisión un mes después.

El caso de inmunidad ha avanzado a un ritmo considerablemente más lento. En diciembre, al pedir a los magistrados que se saltearan la corte de apelaciones y escucharan el caso inmediatamente, Jack Smith, el fiscal especial que supervisaba la acusación, escribió que «es de imperiosa importancia pública que las reclamaciones de inmunidad del acusado sean resueltas por este tribunal». , añadiendo que «sólo este tribunal puede resolverlos definitivamente».

Los jueces denegaron la moción del Sr. Smith 11 días después de su presentación, en una orden breve sin que se observara disentimiento.

Después de que el tribunal de apelaciones falló en contra de Trump, pidió a la Corte Suprema que interviniera. Dieciséis días después, el 28 de febrero, el tribunal acordó conocer su apelación, programando alegatos orales casi dos meses después, el último día del plazo. Han pasado dos meses más desde entonces.

Durante los argumentos orales, varios jueces conservadores parecieron no estar dispuestos a examinar los detalles de los cargos contra Trump. En cambio, dijeron, el tribunal debería emitir un fallo que se aplique al poder presidencial en general.

«Estamos escribiendo una regla para los siglos venideros», dijo el juez Neil M. Gorsuch.