La administración tributaria de la UE exige a España un mayor esfuerzo para reducir el déficit

La administración tributaria de la UE exige a España un mayor esfuerzo para reducir el déficit

El Consejo Fiscal Europeo, el organismo fiscal de la Unión Europea equivalente a la AIReF, ha autorizado a España y otros países con altos niveles de originación a realizar «esfuerzos fiscales adicionales». La recomendación se basa en la necesidad de adoptar políticas fiscales más restrictivas para asegurar condiciones económicas favorables y estimular los planes de recuperación.

Según el análisis de la organización, países como Bélgica, Grecia, España, Francia e Italia, clasificados como de riesgo alto a medio, deberían aprovechar la oportunidad para reducir sus déficits. La Comisión Europea, que decidió en junio no incluir a España en el procedimiento de déficit excesivo, precisó que esta exclusión no debe considerarse permanente ni significativa. Esta decisión se tomará en octubre.

El Consejo Fiscal Europeo decidió que «importantes restricciones fiscales en 2025». fue apropiado, prediciendo que la eurozona funcionará a plena capacidad, con un mercado laboral fuerte y una inflación justo por encima del objetivo del 2% del Banco Central Europeo. A pesar de las expectativas de crecimiento, las finanzas públicas mejorarán sólo marginalmente a menos que se implementen cambios políticos significativos. Por ejemplo, los déficits de pensiones no mostrarán mejoras sostenibles sin nuevas políticas.

Las estimaciones actuales sugieren una reducción del estímulo fiscal de sólo el 0,1% del PIB en 2025, lo que reduciría el déficit estructural primario al 0,8% del PIB. La agencia considera que el nivel actual de apoyo fiscal es «excesivo», lo que socava sus condiciones económicas. Para mejorar significativamente la situación fiscal, el Gobierno recomienda que se incluyan nuevas medidas en los anteproyectos para 2025.

Se espera que la actividad económica en la eurozona se acelere hasta 2025, con el consumo privado de combustible a la cabeza. Los expertos europeos predicen una reducción de la inflación y una recuperación de los salarios, lo que estimulará el consumo de los hogares.

El Consejo Fiscal Europeo también señaló que Bruselas no publicará especificaciones para países con altos niveles de pobreza y déficit hasta junio, debido a posibles cambios en las regulaciones fiscales que podrían crear incertidumbre. Los puntos de referencia se harán públicos sólo después de que los gobiernos nacionales hayan verificado sus planes fiscales estructurales.

El organismo afirmará que «restableceremos las directivas cuando finalicen los procedimientos de déficit excesivo en 2025». En otoño, a medida que avancen los procesos nacionales de toma de decisiones, se brindará orientación sobre cómo los países deberían corregir sus desequilibrios fiscales, lo que agregará incertidumbre a la política fiscal hasta 2025.