Juez rechaza intento del coacusado de Trump de desestimar los cargos

Juez rechaza intento del coacusado de Trump de desestimar los cargos

El juez federal que supervisa el caso de documentos clasificados del expresidente Donald J. Trump rechazó el sábado un intento de uno de sus coacusados ​​de desestimar los cargos en su contra alegando que era víctima de un procesamiento gubernamental vengativo.

El coacusado Walt Nauta, que trabaja como asistente personal de Trump, acusó a los fiscales de la oficina del fiscal especial Jack Smith de acusarlo injustamente porque se negó a ayudar en sus esfuerzos por construir un caso contra el expresidente al testificar contra él ante un gran jurado.

El abogado de Nauta, Stanley Woodward Jr., también afirmó que en una reunión en el Departamento de Justicia hace dos años, los fiscales amenazaron con anular el veredicto que buscaba si no persuadía a su cliente para que se volviera contra Trump.

Pero en una orden emitida el sábado por la noche, la jueza Aileen M. Cannon rechazó esos argumentos y dictaminó que, si bien Nauta se había negado a testificar contra Trump, «no había pruebas que sugirieran que se hubieran presentado cargos para castigarlo por ese JZ». es.»

Y aunque la jueza Cannon se negó a discutir los detalles de las afirmaciones del Sr. Woodward de que los fiscales intentaron torcerle el brazo para que Nauta cooperara, rechazó su reclamo de represalias contra la fiscalía porque, señaló, él había alegado que el gobierno era parcial. contra él, y no contra su cliente, como exige la ley.

La acusación formal en el caso de los documentos, que se presentó en junio pasado en el Tribunal Federal de Distrito en Fort Pierce, Florida, acusa a Nauta de conspirar con Trump para ocultar al gobierno varias cajas de materiales clasificados que el expresidente sacó del Casa Blanca cuando dejó el cargo y se dirigió a Mar-a-Lago, su club privado y residencia en Florida.

Los fiscales dicen que Nauta, quien también trabajó para Trump mientras estaba en el cargo, participó en una conspiración relacionada para destruir imágenes de cámaras de seguridad de Nauta y otro empleado de Mar-a-Lago, Carlos De Oliveira, moviendo cajas. Ambos también están acusados ​​de mentir a los investigadores que trabajan en el caso.

La afirmación de Woodward de que uno de los principales ayudantes de Smith, Jay I. Bratt, intentó presionarlo durante una reunión en el Departamento de Justicia para lograr que Nauta cooperara fue un punto álgido muy personal en el caso, y uno que los fiscales fueron rechazados enérgicamente.

En una audiencia en Fort Pierce en mayo, el colega de Bratt, David Harbach, le dijo al juez Cannon que el relato era una completa invención.

«La historia de lo que ocurrió en esa reunión es una fantasía», dijo Harbach. «No sucedió.»

En su orden, la jueza Cannon pareció llegar a un punto medio, señalando que ella no «llegó a una conclusión de mala conducta del fiscal ni dudó de las afirmaciones del Sr. Woodward de que era sincero en sus recuerdos».

También señaló que el propio organismo de control interno del Departamento de Justicia, la Oficina de Responsabilidad Profesional, estaba investigando las acusaciones del Sr. Woodward pero mantenía cualquier investigación «en espera de la conclusión de este caso».

Trump ha presentado su propia demanda por represalias contra Smith y su equipo, acusándolos de presentar cargos en el caso en un intento sesgado de descarrilar su campaña presidencial. La presentación también acusa al gobierno de atacar injustamente a Trump, mientras que otras figuras públicas que se encontraron en posesión de documentos clasificados, entre ellos el presidente Biden, nunca fueron acusadas.

El juez Cannon aún no se ha pronunciado sobre la solicitud de Trump, pero dijo en su orden del sábado que su decisión de denegar la solicitud de Nauta «no se interpretará como un comentario sobre los méritos» de las afirmaciones del expresidente.

El juez estaba revisando lentamente un montón de mociones para desestimar los cargos en el caso presentado por los abogados de Trump y sus dos coacusados.

A principios de esta semana, los abogados de Trump le pidieron permiso para presentar escritos legales adicionales sobre uno de esos reclamos, argumentando que él disfruta de inmunidad procesal, a raíz de un fallo histórico de la Corte Suprema que le otorgó amplia inmunidad contra cargos criminales derivados de acciones tomadas por él en su rol oficial como presidente.