Indra, Enagás y Redeia dan al Gobierno 104 millones de dólares

Indra, Enagás y Redeia dan al Gobierno 104 millones de dólares

El Gobierno se prepara para recibir importantes dividendos este mes de julio, gracias a su participación en tres empresas estratégicas: Grupo Redeia, Enagás e Indra. A través de la Sociedad Industrial del Estado (SEPI), el ejecutivo recuperará más de 100 millones de euros.

El departamento de dividendos empezó a trabajar el pasado lunes con el Grupo Redeia. Red Eléctrica, su principal empresa y operador del sistema eléctrico, repartió un dividendo complementario de 0,7273 euros por acción. La SEPI, que posee el 20 por ciento de Redeia, recaudará alrededor de 78,7 millones de euros. La implicación del Estado en el sector eléctrico es significativa, a pesar de las decisiones clave sobre los lugares de entrega en la planificación futura del sistema.

La siguiente en la lista es Enagás, cuyo dividendo llegará el 4 de julio. Este operador del sistema gasista ofrece una de las mejores rentabilidades del mercado, en torno al 10%, superando a empresas como Mapfre, Caixabank y Telefónica, que superan el 6%. Con una participación del 5% en Enagás, la SEPI recibirá 13,6 millones de euros. Sin embargo, Enagás ha anunciado un recorte del 43% en su dividendo a partir de 2024 para centrarse en su recuperación. Este año el dividendo ascenderá a 1,74 euros por acción y el año que viene disminuirá en un euro.

El tercer dividendo procede de Indra, donde la SEPI posee un 28%. El gobierno espera unos ingresos de 12,3 millones de euros gracias al dividendo de 0,25 euros por acción de esta empresa tecnológica. En total, estos dividendos ascenderán a más de 100 millones de euros en acciones de los accionistas.

Hablando de Indra, la reciente junta de accionistas aprobó la reelección de su presidente, Marco Murtra, que pasará a tener facultades ejecutivas que nunca antes había tenido. Javier Escribano también fue confirmado como director de Escribano Meccanica e Engineering, que posee el 8 por ciento de la empresa.

Estos insumos representan una importante fuente de recursos para el Gobierno, provenientes de sus inversiones en empresas clave en los sectores de energía y tecnología.