domingo, mayo 26

Holaluz despedirá a 200 trabajadores, más de la cuarta parte de su plantilla | Economía

Carlota Pi, cofundadora y presidenta ejecutiva de Holaluz.Pablo Monge

La energética de nueva generación Holaluz ha anunciado este lunes un ERE para despedir a 200 empleados, el 27% de su plantilla, por la “ralentización” del autoconsumo residencial. La medida afectará, principalmente, a “los equipos de instaladores, ventas y roles de soporte a las operaciones de solar”. La empresa, cotizada, perdió casi 21 millones de euros en la primera mitad del año, frente al beneficio de 5,5 millones cosechado en el mismo período de 2022.

Holaluz, cuyas acciones caen con fuerza tras el anuncio, achaca el ERE a la necesidad de “seguir con la adaptación de la compañía a las necesidades reales y actuales del mercado”. El entorno es todo menos propicio para el conjunto del sector: tras la bonanza de nuevas instalaciones en 2022, el año de la crisis energética, en lo que va de 2023 el apetito de las familias ha echado drásticamente el freno, tal como ha reconocido la propia patronal fotovoltaica UNEF.

Desde finales del año pasado y hasta el anuncio de este lunes, Holaluz ya había reducido su plantilla en medio centenar de trabajadores, según las cifras aportadas por la propia empresa.

“Siento profundamente haber tenido que tomar esta decisión”, apunta Carlota Pi, presidenta ejecutiva y cofundadora de la compañía, en una nota de prensa. “Con esta adaptación a la situación temporal del mercado seremos capaces de mantener nuestra posición de fortaleza para que, cuando la coyuntura lo propicie, sigamos liderando la transición hacia un modelo energético 100% verde”. Pese a los despidos, Pi se muestra “muy optimista” respecto al futuro de la compañía que dirige.

En la última presentación de resultados, el pasado 31 de octubre, la dirección de la eléctrica ya advirtió de que los altos tipos de interés y una supuesta “falsa sensación de moderación de precios” habían “ralentizando la toma de decisión de los clientes residenciales sobre la inversión en instalaciones solares” y “provocado una caída del mercado de entre el 25% y el 50%” interanual. “Esta situación ha ralentizado, también, las previsiones de un sector que cerraba un 2022 muy positivo y esperaba un 2023 de récord”, se lee en el comunicado publicado este lunes.

En septiembre, otra empresa catalana del sector, SolarProfit, anunció un ERE para despedir al 30% de su plantilla, formada entonces por unos 1.000 trabajadores, y se desplomó en Bolsa.

Con todo, la empresa que dirige Pi confía en que la ejecución del Plan Nacional de Energía y Clima (PNIEC, la hoja de ruta del Gobierno), que fija un objetivo de 19 GW de autoconsumo en 2030 frente a los 2,5 GW actuales, y “una previsible subida de los precios de la energía” mantiene “intactos” sus fundamentales. “Por todo ello, tras este período coyuntural, la compañía seguirá contando con una posición fuerte para liderar la transición energética”, augura.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO