domingo, mayo 26

Hacienda concede las primeras cien becas de 7.000 euros para opositores a un empleo estatal | Economía

El Instituto Nacional de Administración Pública, dependiente del Ministerio de Hacienda, acaba aprobar la primera promoción de becas, dotadas con 7.000 euros cada una, para 100 opositores aspirantes a ocupar empleos públicos en la Administración General del Estado (AGE). En concreto, el INAP publicó las identidades de estos cien opositores en una resolución publicada el pasado lunes, 4 de diciembre. El Gobierno ha aprobado este año la mayor oferta ordinaria de empleo público (OEP) de la historia, compuesta por 39.574 plazas, cuyas convocatorias deberían estar publicadas antes del 31 de diciembre.

El objeto de dichas becas es, según explica el departamento que dirige, María Jesús Montero, “sufragar los gastos ocasionados por la preparación de las pruebas selectivas de ingreso por el turno libre en los Cuerpos de la Administración General del Estado y en la Escala de funcionarios de Administración local con habilitación de carácter nacional del Subgrupo A1 adscritos al Ministerio de Hacienda y Función Pública y gestionados por el INAP”. Ya en 2022, el Ministerio de Justicia puso en marcha un programa de becas para la preparación de oposiciones a las Carreras Judicial y Fiscal y a los Cuerpos de Letrados de la Administración de Justicia y Abogados del Estado, pero las ayudas aprobadas este lunes pasado son las primeras para preparar el acceso a la AGE.

Además, fuentes de este departamento añaden que la intención del Ejecutivo es “impulsar la igualdad de condiciones entre opositores, eliminado los posibles obstáculos económicos que pueden impedir el acceso al estudio y preparación de estos complejos y largos procesos selectivos”. Para ello, y a partir de la documentación aportada por cada una de las casi 800 personas solicitantes, desde el INAP se ha realizado un estudio de diferentes datos socioeconómicos, según el cual se ha establecido una baremación de cada una de estas personas, de acuerdo con los requisitos y puntuaciones establecidos en la convocatoria de estas ayudas cuyas bases se aprobaron el pasado 3 de julio.

Tras la concesión de estas cien becas, el importe de 7.000 euros con el que está dotado cada una de ellas se abonará en un pago único a cada uno de los opositores beneficiarios en las próximas semanas, informan estas fuentes. La distribución final de las becas para los cuerpos y escalas incluidos en la convocatoria ha quedado del siguiente modo: 43 becas para opositores al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado; otras 13 para el Cuerpo Superior de Sistemas y Tecnologías de la Información de la Administración del Estado; y 44 más para la escala de funcionarios de Administración local con habilitación de carácter nacional.

Para el control de efectividad de estas ayudas los responsables ministeriales realizarán un seguimiento de cada una de las personas beneficiarias de forma periódica. Según este procedimiento de vigilancia, los perceptores de estas becas deberán justificar el adecuado uso del importe recibido mediante la aportación de una memoria justificativa, certificados de preparación y las correspondientes facturas.

Otro de los objetivos de estas becas, según sus responsables, es fomentar la atracción de talento de personas jóvenes y que desarrollen su carrera profesional en el ámbito público. Esto se ha conseguido dado que más del 70% de las personas beneficiarias están por debajo de los 31 años. Desde Hacienda persiguen dar este impulso a los empleados más jóvenes de la administración estatal ante el evidente problema de envejecimiento de las plantillas públicas. Según el informe de Government at a glance 2021, de la OCDE, con datos de edad específicos para el colectivo de empleados públicos estatales, en España, el 46% de estos trabajadores tienen 55 años o más. Este porcentaje sólo es superado por Italia y queda muy por encima de la media de los 38 países más industrializados que conforman la OCDE, donde solo el 26% de los empleados públicos supera los 55 años.

En cualquier caso, y según esta resolución, las ayudas económicas se entenderán aceptadas si, transcurridos diez días hábiles desde el siguiente a la publicación de la resolución de concesión, las personas beneficiarias no manifestaran su renuncia mediante solicitud fundamentada y dirigida a la persona titular de la dirección del INAP. Así, el plazo de presentación de renuncia a la beca: del 5 al 20 de diciembre inclusive.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO